No es que sea santa

Publicado en por Olinka

No es que yo sea una santa, quiero decir, alguna vez besé a un vecino mientras mi novio en turno estudiaba para un exámen (por cierto, ¿porqué no me enredé con ese vecino?, quiero decir, era un tipo guapo, inteligente, trabajador... y patán, claro, !si es que ya me acordé!, era el típico patán que se precia de ser caballero... bah!, el asunto es que era realmente lindo, tocaba la guitarra, cantaba, tenía un cabello espectacular, me hacía sentir como una princesa y yo... era soltera). En fín, quiero decir, aquéllo fue sólo un beso, pero también pasó una vez que después de muchos años de no ver a un chico que fué mi novio cuando yo tenía 15 y él 22 (que dicho sea de paso, es un papasito) fuí a verlo absolutamente dispuesta a comerme esa tuna aunque me espinara el hocico... claro que al final no pasó nada porque... bueno, no diré porqué por la sencilla razón de que las Damas tampoco tenemos memoria he he he. Ah! y también estuvo la ocasión en la que besé a un hermoso chico de ojos grandes y cabello rizado estando de vacaciones en el pueblo y yo tenía novio en ese tiempo....

 

Lo sé, ustedes igual que el resto del mundo que me conoce deben estar muriendo de risa pensando que eso no es nada... reconozco que hay argumentos, es decir: en el caso del vecino, el novio en turno se lo merecía por cabrón; en el caso de la tuna que no me comí... pues primeramente no me la comí y en segundo lugar en ese momento yo ya no tenía novio y en el caso del chico de ojos grandes... bueno, ese sí vale (denme un puntito al menos, digo yo) porque aunque sólo fue un beso, lo dí con el corazón y yo tenía un novio que hasta ese momento había sido lindo.

 

Y el punto central de todo este rollo es que, como ya lo dije, no es que yo sea Santa, es simplemente que considero que la fidelidad es algo que no tiene porqué depender del otro, me explico; independientemente de si el otro merece o no mi fidelidad... yo merezco ser fiel conmigo misma, de modo que "el otro" en cuestión, pasa a ser un asunto secundario... Ahora (porqué negarlo) también existen caso especiales... y el asunto es que existen demasiadas formas de infidelidad, de las cuales, la más triste para mí es la infidelidad emocional ¿porqué?... pues porque básicamente implica que "el hueco" que no llena tu pareja, es precisamente el de tu corazón y siendo ya ese el caso, pues pa qué chingados se hace uno pendejo. Si eres emocionalmente infiel, significa que ya no amas a tu pareja y que es tiempo de partir... algunas personas deberían tomar eso en cuenta y dejar de esperar a que su mujer se acueste con otros para comenzar a sentirse en riesgo.

 

Pero descuiden, sé que la poca (poquísima) gente que leerá esto es gente que me quiere, así que les digo: tranquilos, que ni le he puesto el cuerno a mi marido ni estoy enamorada de nadie más... este texto está escrito para otra persona que probablemente ni lo leerá.

 

Besos desde el inframundo.

 

 

Olinka.

 

 


Etiquetado en De la vida y algo más

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post

Lucho 03/12/2011 19:12



Layda:


Palabras fuertes, mujer. Porque como bien dices la infidelidad emocional, aunque deja menos evidencia es la más poderosa. Igual y no infidelidad, si no ya la falta de satisfacción emocional
y de ahí pa'l real. Un gusto volverte a leer y a ver cuando te das una vuelta por mi blog.


Uno de estos días te echo un telefonazo.


- Lucho el Aguilucho



bitch 03/08/2011 00:07



querida y adorada olinka, como siempre tus palabras tan opotunas como siempre,  en este momento de mi vida y eso que aun no te he contado algunas travesuras, que ovimente me vas a super, que
digo yo, me vas a hiper mega regañar, pero me encanto tu articulo, eres genial y estoy de acuerdo contigo, la fidelidad al amor que cada quien siente, por otra persona, no depende de este, por
eso te amo.