En el fondo de mi alma

Publicado en por Olinka

Abrí los ojos tarde y feliz.... extraño, muy extraño... a pesar del tiempo, la distancia, las circunstancias, es decir, a pesar de los pesares, aún sueño contigo más noches de las que me atrevería a decir.

 

Ya no tenemos 20... no los tendremos nunca más. No puedo ir corriendo a tu casa y en mitad de la madrugada llamarte para que me dejes entrar y desnudarte y hacerte el amor y decirte cuánto te amo sin palabras... tenías razón, las cosas verdaderamente importantes sólo pueden decirse con los ojos, jamás con la voz.

 

De modo que permanezco en la cama, cubierto, feliz... lejano. Suspiro por la necesidad que tiene mi cuerpo de Oxígeno. Cierro los ojos intentando encontrarte de nuevo ahí. Ya no estás, ya eres inalcanzable ahí también. Ya sólo me queda una esperanza: diminuta, frágil, distante e inverosímil; se localiza en el fondo de mi alma, ruidosa y muchas veces incluso cegadora... arraigada tan profundo que si la arranco moriré.

 

¿En qué consiste esa esperanza?, ¿porqué no se muere después de todo?

 

Quizá es que el fondo de mi alma sabe que aquel no pudo ser el final, que hay más... mucho, mucho, mucho más. Tal vez en el fondo de mi alma late ese día en el que con el cabello cano y la piel arrugada te besaré, te amaré, te recuperaré... y finalmente moriré.

Etiquetado en Mis cuentos

Para estar informado de los últimos artículos, suscríbase:
Comentar este post